• No products in the cart.
Image Alt

Cómo lo hacemos

Para evitar la oxidación, la elaboración del aceite tiene lugar a las pocas horas de haber recogido la oliva. Mediante un sistema de centrifugación en frío se extrae el zumo de la oliva, de forma mecánica y sin la intervención de agentes químicos.

INJERTAR:
Al injertar cambiamos de variedad el olivo mediante la inserción de un brote joven en un pie adulto, con el fin, en nuestro caso, de introducir y experimentar con variedades de otras regiones mediterráneas. Estas, su vez, aportan riqueza organoléptica y nuevos sabores en los coupages con las variedades clásicas.

PODAR:
Una vez realizada la cosecha podamos nuestros olivos para preparar la producción del siguiente año, vaciándolos de rama en su interior y, consiguiendo que el fruto aflore en el exterior del árbol. De este modo, las aceitunas, bañadas de forma constante por la luz y el sol, y ventiladas por la fresca brisa marina, producen unos aceites de calidad muy superior a los producidos por las aceitunas que encontramos en el interior del olivo.

RECOGIDA:
En Oli Solivellas recogemos las olivas en su punto óptimo de maduración, antes de que desaparezca su característico color verde, observándola día a día y escogiendo con mucha prudencia el momento de la recolección. Así se consiguen aceites de bajo rendimiento (Empleamos 9 kg. de aceitunas para elaborar un sólo litro de aceite) pero muy aromáticos y de la máxima intensidad.

MOLTURACIÓN:
Para obtener un aceite de la máxima categoría realizamos la molturación en el mismo día, sólo unas horas después de que el fruto se haya recolectado. Mediante un sistema de centrifugación en frío se extrae el zumo de la oliva, de forma mecánica y sin la intervención de agentes químicos.

EMBOTELLADO:
A fin de mantener intactas todas las propiedades organolépticas del aceite, no lo filtramos. Preservamos el aceite de la luz y de la oxidación, envasándolo al vacío en botella de cristal oscuro. Su cierre metálico con vertedor permite una correcta conservación y dosificación del aceite. El consejo regulador del la Denominación de Origen Oli de Mallorca, a través de su programa Gestoli, controla y verifica tanto la calidad como la procedencia de todo el aceite que se embotella bajo esta denominación.