• No products in the cart.

No el típico mes de siembra pero este octubre sin frio se antoja ideal para replantar una zona en la que los olivos no se prepararon bien para injertar. Las ramas no salieron más que en el tronco y decidimos replantar estos 100 arboles.

El proceso empieza, una vez arrancados los arboles viejos, por clavar las estacas que serviran de apoyo a los nuevos olivos. Para este proceso, antes hay que llevar a cabo una meticulosa labor de medición para que cada estaca, y en consecuencia cada árbol, queden en el sitio correcto, equidistantes unos de otros y con respecto a las filas laterales.

El siguiente paso es la siembra: Los olivos jóvenes se sacan de las macetas y se siembran y atan a la estaca para que les ayude a crecer, siempre orientados hacia el sur y teniendo mucha cura de romper las pequeñas raíces.

Una vez sembrados solo queda pasar con el tractor con el deposito de agua y regarlos abundantemente.