• No products in the cart.
Image Alt

El aceite

Aceites de

finca propia

Desde un privilegiado enclave, muy cerca del mar Mediterráneo y de la Serra de Tramuntana, la familia Solivellas cosecha y elabora sus aceites extra vírgenes en la finca Es Guinyent. La suave brisa del mar ventila los olivos y atempera su fruto en las calurosas noches de verano. Las lluvias y los vientos de la Serra de Tramuntana, así como la luminosidad del soleado clima de Mallorca equilibran el aceite en toda su intensidad y sabor.

FINCA

ES GUINYENT

La antigua alquería de Guinyent fue el centro de la primera parroquia de la demarcación que corresponde a la actual Alcudia. Guinyent constituía una alquería islámica que aparece nombrada en el Llibre del repartiment, del año 1232. La etimología más plausible, según G. Valero, F. Serra y M. Espinosa en su libro Les Possessions d’Alcúdia, sería del árabe “djinàn”, cuya traducción seria “jardines”.

Nuestras

VARIEDADES

Arbequina, picual, hojiblanca, frantoio, koroneiki y picuda; variedades óptimas para conseguir aceites de la máxima calidad. Las diferentes características y propiedades permiten complejos y equilibrados coupages. Los olivos se encuentran en un terreno llano y fácil de trabajar, de tierra calcárea a nivel del mar.

El sistema de cultivo se ajusta a la normativa de la Producción Integrada, respetando así, la flora y la fauna del entorno.

Aceite de

OLIVA VIRGEN EXTRA

Es el tipo de aceite de máxima calidad, se extrae directamente de aceitunas en perfecto estado y únicamente por procedimientos mecánicos, a diferencia de otros tipos de aceites, en los que intervienen procesos químicos.

Después de su molturación, y antes del embotellado, el aceite debe analizarse química y sensorialmente. Un laboratorio acreditado por ENAC examina las muestras enviadas y certifica que el grado de acidez no es superior al 0,8º y que su sabor y aroma son irreprochables y libres de defectos.

Dentro del inmenso espectro de aceites extra vírgenes, nuestros aceites se sitúan en el nivel superior, no sobrepasando nunca los 0,2º de acidez y de alta puntuación en frutado. Todo ello gracias a las posibilidades de la producción artesanal en finca propia.

Día tras día, durante todo el año, observamos y cuidamos la plantación, con el fin de que el fruto llegue al momento de la recogida en su máximo esplendor, eligiendo sólo las aceitunas que se encuentran en perfecto estado y de los árboles más sanos y vigorosos.

Con el fin de preservar y garantizar la procedencia y rasgos únicos del aceite mallorquín, nació la Denominación de Origen Oli de Mallorca.

El consejo regulador de la D. O. Oli de Mallorca, fundada en el 2002 protege, promociona y da nombre al autentico aceite que se hace en Mallorca, siempre de las variedades Arbequina, Picual y Mallorquina.

www.gestoli.cat

Cómo lo

HACEMOS

Para evitar la oxidación, la elaboración del aceite tiene lugar a las pocas horas de haber recogido la oliva.
Mediante un sistema de centrifugación en frío se extrae el zumo de la oliva, de forma mecánica y sin la intervención de agentes químicos.

Injertar

Al injertar cambiamos de variedad el olivo mediante la inserción de un brote joven en un pie adulto, con el fin, en nuestro caso, de introducir y experimentar con variedades de otras regiones mediterráneas. Éstas, a su vez, aportan riqueza organoléptica y nuevos sabores en los coupages con las variedades clásicas.

Podar

Una vez realizada la cosecha podamos nuestros olivos para preparar la producción del siguiente año, vaciándolos de rama en su interior y, consiguiendo que el fruto aflore en el exterior del árbol. De este modo, las aceitunas, bañadas de forma constante por la luz y el sol, y ventiladas por la fresca brisa marina, producen unos aceites de calidad muy superior a los producidos por las aceitunas que encontramos en el interior del olivo.

Recogida

En Oli Solivellas recogemos las olivas en su punto óptimo de maduración, antes de que desaparezca su característico color verde, observándola día a día y escogiendo con mucha prudencia el momento de la recolección. Así se consiguen aceites de bajo rendimiento (Empleamos 9 kg. de aceitunas para elaborar un sólo litro de aceite) pero muy aromáticos y de la máxima intensidad.

Molturación

Para obtener un aceite de la máxima categoría realizamos la molturación en el mismo día, sólo unas horas después de que el fruto se haya recolectado. Mediante un sistema de centrifugación en frío se extrae el zumo de la oliva, de forma mecánica y sin la intervención de agentes químicos.

Embotellado

A fin de mantener intactas todas las propiedades organolépticas del aceite, no lo filtramos. Preservamos el aceite de la luz y de la oxidación, envasándolo al vacío en botella de cristal oscuro. Su cierre metálico con vertedor permite una correcta conservación y dosificación del aceite. El consejo regulador del la Denominación de Origen Oli de Mallorca, a través de su programa Gestoli, controla y verifica tanto la calidad como la procedencia de todo el aceite que se embotella bajo esta denominación.